Bienvenidos a nuestro sitio. Llámanos al : (55) 55740393 ó envía un correo a: pacientes1@amlcc.org
Cáncer Colorrectal

Es el cáncer que se origina en el colon o el recto. A estos cánceres también se les puede llamar cáncer de colon o cáncer de recto (rectal) de manera individual, dependiendo del lugar donde se originen. Se agrupan en cáncer colorrectal porque ambas enfermedades comparten síntomas y características.
El colon es lo que comúnmente conocemos como intestino grueso y es la parte final del aparato digestivo, sirve para extraer agua y residuos sólidos de la materia fecal, con fines de estudio se divide en ciego, (la parte más próxima al intestino delgado) , colon ascendente, colon transverso, colon descendente, colon sigmoides, recto y ano. Cuando el cáncer se origina en las células de cualquiera de éstas estructuras se le llama cáncer colorrectal. En las etapas más avanzadas de la enfermedad el cáncer suele “viajar” a otros órganos del cuerpo, a esto se le llama metástasis. El sitio de metástasis más común del cáncer colorrectal es el hígado.

Epidemiología
y Factores de Riesgo

Mortalidad en el cáncer colorrectal
El cáncer colorrectal en México
Casos diagnosticados
Por ello es importante conocer cuáles son los factores que podrían propiciar que se presente el cáncer de colon para poder prevenir el desarrollo de esta enfermedad.

Por otro lado, establecer programas de detección oportuna, es decir, exámenes médicos que detecten la enfermedad en etapas tempranas ya que entre más temprana se detecte la enfermedad el pronóstico es mejor.

Factores de Riesgo de Cáncer Colorrectal

Varios factores relacionados con el estilo de vida han sido asociados con el cáncer colorrectal. De hecho, la relación que hay entre la alimentación, el peso y el ejercicio con el riesgo de cáncer colorrectal es una de las más fuertes para cualquier tipo de cáncer

Sobrepeso y obesidad

Si usted tiene sobrepeso u obesidad (mucho sobrepeso), su riesgo de padecer y morir de cáncer colorrectal es mayor. El sobrepeso aumenta el riesgo de cáncer de colon tanto en los hombres como en las mujeres, aunque esta asociación parece ser mayor entre los hombres.

Inactividad Física

Si usted no está activo físicamente, tiene una mayor probabilidad de padecer cáncer colorrectal. Estar más activo podría ayudar a disminuir su riesgo.

Inactividad Física
Ciertos tipos de alimentos

Una alimentación con un alto consumo de carne roja (tal como res, cerdo, cordero o hígado) y carnes procesadas (tal como perros calientes y algunas carnes frías) pueden aumentar su riesgo de cáncer colorrectal.
Cocinar las carnes a temperaturas muy altas (freír, asar o cocinar a la parrilla) crea químicos que pueden aumentar el riesgo de cáncer, aunque no está claro cuánto de esto puede aumentar su riesgo de cáncer colorrectal.

Tabaquismo

Las personas que han fumado por mucho tiempo tienen una probabilidad mayor de padecer y morir de cáncer colorrectal que las personas que no fuman. Se sabe que fumar causa cáncer de pulmón, pero también está relacionado con otros cánceres, como el cáncer colorrectal. Los hombres y mujeres fumadores de más de 20 años de tabaquismo se han asociado a un riesgo 2.5 veces mayor de padecer cáncer colorrectal.

Tabaquismo
Consumo excesivo de alcohol

El cáncer colorrectal ha sido vinculado al consumo excesivo de alcohol. Limitar el consumo de alcohol a no más de dos tragos al día para los hombres y un trago al día para las mujeres podría dar muchos beneficios a la salud, incluyendo un menor riesgo de cáncer colorrectal..

Envejecimiento

Los adultos más jóvenes pueden padecer cáncer colorrectal, pero las probabilidades aumentan significativamente después de los 50 años de edad.

Antecedente personal de cáncer colorrectal o pólipos colorrectales

Si se presenta un antecedente de pólipos adenomatosos o adenomas; es decir, glándulas que se desarrollan en la membrana mucosa y que recubren el intestino grueso, el riesgo de padecer cáncer colorrectal aumenta. Esto es especialmente cierto si los pólipos son grandes o si existen muchos de ellos.

Si se tiene algún antecedente de cáncer colorrectal o ya se ha padecido, aunque se le haya extirpado completamente, tiene más probabilidades de padecer nuevos cánceres en otras áreas del colon y del recto. Las probabilidades de que esto suceda son mucho mayores si usted padeció su primer cáncer colorrectal siendo joven.

Antecedente personal de enfermedad inflamatoria del intestino

Si se padece la enfermedad inflamatoria del intestino EII, incluyendo colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn, su riesgo de cáncer colorrectal es mayor.

La EII es una afección en la que el colon se encuentra inflamado por un tiempo muy prolongado. Las personas que han padecido EII por muchos años a menudo llegan a tener displasia. El término displasia se utiliza para describir las células en el revestimiento del colon o del recto que lucen anormales cuando se observan con un microscopio (pero no como las células cancerosas verdaderas). Estás células pueden transformarse en cáncer con el paso del tiempo.

Cuando se tiene un diagnóstico de EII, es probable que se requiera empezar las pruebas de detección para el cáncer colorrectal a una edad más temprana y realizarlas con más frecuencia.

Sangrado rectal

Sangre en las heces (excremento)

Cambio en los hábitos intestinales

Retortijones en el abdomen bajo

Anemia por la pérdida de sangre

Debilidad y fatiga

Diagnóstico

Las pruebas de detección se realizan como parte del proceso de determinar la presencia de cáncer o precáncer en las personas que no presentan ningún síntoma de la enfermedad. A menudo, las pruebas de detección rutinarias pueden encontrar el cáncer colorrectal en etapas iniciales, cuando es más probable curarlo. En muchas personas, las pruebas de detección también pueden prevenir el cáncer colorrectal al encontrar y extraer los pólipos antes de que tengan la probabilidad de convertirse en cáncer.

TAC: Tomografía Axial
Computarizada es un estudio que utiliza la tecnología de rayos X para producir imágenes del cuerpo. Sirve para determinar con mayor precisión la localización y extensión del cáncer, así como los probables sitios de metástasis.

Biopsia:
Esta es una prueba donde el médico extrae una muestra de tejido, es decir, un pedacito muy pequeño del cuerpo donde se sospeche existan células con cáncer, éste se observa al microscopio para poder establecer con certeza si hay cáncer.

PET:
Tomografía por Emisión de Positrones, en éste estudio se utiliza un tipo especial de sustancia que hace destacar las células con cáncer y “pintándolas” de diferente color a las células sanas con ello se logra ver con mayor precisión la extensión del cáncer. Es el estudio que comúnmente se usa cuando se sospecha que el cáncer se ha propagado.

Opciones de Tratamiento para cáncer colorrectal
¿Cuáles son las opciones de tratamiento
en cáncer colorrectal?

Su médico es el experto y único autorizado para establecer el tratamiento más adecuado para usted. Generalmente eligen el tratamiento en función de la etapa, De acuerdo a esto último las opciones podrán ser:

Cirugía de Colon Cirugía de Recto Radioterapia

Quimioterapia Terapia Blanco Protocolos de investigación

Cirugía de colon

Quimioterapia

Terapia Blanco

Protocolos de investigación

Tratamientos Cáncer de Colon
Cirugía de colon

La mayoría de las personas con cáncer de colon es tratada con algún tipo de cirugía. El cáncer junto con una pequeña parte normal del colon a ambos lados del tumor es extirpado, y a menudo los ganglios linfáticos cercanos son extraídos. Luego, los dos extremos del colon se suturan nuevamente. Para la mayoría de los casos de cáncer de colon, no se necesita una abertura en el abdomen para eliminar los desechos (heces fecales) del cuerpo, aunque algunas veces se puede hacer una abertura para un corto plazo. A esta abertura se le llama colostomía. Si usted necesita una colostomía por poco tiempo, su médico o enfermera puede informarle más sobre cómo atenderla e indicarle cuándo ya no sea necesaria.

Cirugía de recto

La mayoría de las personas con cáncer de recto necesitan cirugía. Puede que se administre radiación y quimioterapia antes de la cirugía. Algunas veces, el cáncer se puede remover por el ano, sin cortar a través de la piel. Esto se puede hacer para extraer algunos cánceres en etapa 1 que son pequeños y que están cercanos al ano. Si el cáncer rectal está en etapa más avanzada y cerca de la región anal, se realizará una cirugía para extirpar el tumor canceroso y realizar una abertura alrededor de la región del estómago para la eliminación de los desechos (heces fecales). A este procedimiento se le llama colostomía y será utilizada por el resto de su vida. Si el cáncer de recto se ha propagado hacia los órganos cercanos, se requerirá de más cirugía. Puede que el médico requiera extirpar el recto y los órganos cercanos, como la vejiga, la próstata o el útero, en el caso de que el cáncer se haya propagado a estos órganos. Se necesitará una colostomía después de esa operación. Si se extirpa la vejiga, también es necesario realizar una abertura para la recolección de la orina (la cual es referida como urostomía). Si se le hizo una colostomía o una urostomía, usted necesitará aprender a cómo manejarla. Las enfermeras con una capacitación especial le atenderán antes y después de la cirugía para mostrarle lo que necesita hacer.

Tratamientos Cáncer de Colon

Los tratamientos con radiación utilizan rayos de alta energía (por ejemplo, rayos X) para destruir las células cancerosas. Después de la cirugía, la radiación puede destruir áreas pequeñas de cáncer que pueden no ser vistas durante la cirugía. Si el tamaño o la localización del cáncer hacen difícil la cirugía, se puede usar la radiación antes de la cirugía para reducir el tamaño del tumor. Además, la radiación se puede administrar para aliviar algunos problemas causados por el cáncer. En el caso de cáncer del recto, también se administra radiación para ayudar a prevenir que el cáncer vuelva a surgir en el lugar donde se originó. También se usa para tratar el cáncer que ha regresado y que está ocasionando problemas, como el dolor. Algunas veces, la radiación se administra a través del ano para alcanzar el recto. O se pueden usar pequeñas partículas o semillas radiactivas que se pueden colocar alrededor o justo en el tumor canceroso. Esto se conoce como braquiterapia. Algunas veces, se usan ambos tipos de radiación.

Quimioterapia, tratamiento cáncer de colon

Quimio es la forma abreviada de quimioterapia; el uso de medicamentos para combatir el cáncer. Los medicamentos se pueden administrar por medio de una aguja que se coloca en una vena o por vía oral como pastillas. Los medicamentos ingresan a la sangre y llegan a todo el cuerpo. La quimioterapia se aplica en ciclos o series de tratamiento. Cada serie de tratamiento es seguida por un periodo de descanso. La mayoría de las veces, la quimioterapia incluye dos o más medicamentos y, Por lo general, el tratamiento dura muchos meses.

Terapia Blanco, tratamiento cáncer colorrectal

Los medicamentos de terapias blanco también llamados terapia dirigida actúan afectando principalmente a las células cancerosas y no a las células normales del cuerpo. Puede que estos medicamentos surtan efecto incluso si otro tratamiento no es eficaz. Al atacar en mayor medida a las células cancerosas, las células sanas no se ven afectadas y con ello los eventos adversos pueden ser menores que la quimioterapia tradicional. En ocasiones cuando se utilizan la quimioterapia junto con las terapia blanco los efectos se suman y puede ser más efectivo el tratamiento. Éste tipo de tratamientos son utilizados generalmente en etapas avanzadas de la enfermedad, su médico determina si es candidato o no al tratamiento. Además de contar con medicamentos dirigidos a sitios específicos de la célula con cáncer, existen pruebas para determinar que medicamento funcionará mejor en cada persona, a esto se le conoce como medicina personalizada. La medicina personalizada sirve para poder conocer cuál es el tratamiento que mayor beneficio podría ofrecerle a usted, para ello, es necesario consultar con su médico para que lo envíe a realizar la prueba RAS. Un procedimiento que consiste en tomar una pequeña porción de la biopsia o tumor para ser examinado mediante técnicas genéticas y así saber que tratamiento será el mejor para usted.

En caso de ser diagnosticado con Cáncer Colorrectal o tener la sospecha y no contar con un seguro médico o estar afiliado a alguna Institución de Salud, los pacientes podrán revisar aquí si son candidatos para recibir apoyo por parte de Seguro Popular

Requisitos para el Seguro Popular