DONA
DONA

Cáncer de

piel

-

¿Qué es el cáncer de piel?

El cáncer de piel — el crecimiento anormal de las células de la piel — se suele desarrollar en la piel expuesta al sol. Surge con la aparición de células malignas en los tejidos de la piel, especialmente en las que tienen mayor contacto con la luz solar como cara, cuello, manos y brazos.

El melanoma es el cáncer de piel más agresivo y si no es detectado a tiempo, puede afectar otros tejidos cercanos. El cáncer de piel no melanoma y la queratosis actínica aparecen con frecuencia como un cambio de piel.

Cáncer de piel

Factores de riesgo del cáncer colorrectal

Algunos factores que pueden aumentar el riesgo de sufrir cáncer de piel son:

Cáncer de piel

Algunos factores de riesgo son:

Piel clara. 

Independientemente del color de la piel, toda persona puede contraer cáncer de piel. Sin embargo, tener menos pigmento (melanina) en la piel proporciona menos protección contra la radiación UV perjudicial. Si tienes cabello rubio o pelirrojo, ojos claros y pecas o te quemas fácilmente con el sol, es más probable que desarrolles cáncer de piel que una persona con piel más oscura.

Antecedentes de quemaduras por el sol.

Haber tenido una o más ampollas de quemaduras por el sol de niño o adolescente aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de piel de adulto. Las quemaduras por el sol en la adultez también son un factor de riesgo.

Exposición excesiva al sol.

 Cualquier persona que pase un tiempo considerable al sol puede desarrollar cáncer de piel, especialmente si la piel no está protegida con protección solar o ropa. Broncearse, incluso exponerse a camas y lámparas solares, también te pone en riesgo. El bronceado es la respuesta a las lesiones de la piel ante la radiación UV en exceso.

Climas soleados o en grades altitudes. 

Las personas que viven en climas cálidos y soleados están expuestas a mayor luz solar que las personas que viven en climas más fríos. Vivir en elevaciones más altas, en donde la luz solar es más fuerte, también te expone a más radiación.

Lunares. 

Las personas que tienen muchos lunares o lunes atípicos denominados nevos displásicos se encuentran en mayor riesgo de padecer cáncer de piel. Estos lunares atípicos, que parecen irregulares y generalmente son más grandes que los lunares normales, tienen más probabilidad de convertirse en cancerosos. Si tienes antecedentes de lunares atípicos, contrólalos regularmente para ver si presentan cambios.

Lesiones cutáneas precancerosas.

Tener lesiones en la piel conocidas como queratosis actínicas puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de piel. En general, estos crecimientos precancerosos en la piel aparecen como manchas ásperas y escamosas que son de color marrón a rosa oscuro. Son más comunes en el rostro, la cabeza y las manos de las personas con piel clara que han sufrido daños por el sol.

Cáncer de piel
Cáncer de piel

Antecedentes familiares de cáncer de piel.

 Si uno de tus padres o un hermano tuvo cáncer de piel, el riesgo de que padezcas la enfermedad puede ser mayor.

Antecedentes personales de cáncer de piel.

Si una vez desarrollaste cáncer de piel, estás en riesgo de volver a tenerlo.

Sistema inmunitario debilitado. 

Las personas que tienen el sistema inmunitario debilitado corren un riesgo mayor de desarrollar cáncer de piel. Esto incluye personas con VIH/SIDA y aquellas que toman medicamentos inmunosupresores después de un trasplante de órgano.

Exposición a la radiación. 

Las personas que recibieron tratamiento de radiación para las afecciones de la piel, como eccema y acné, pueden tener un mayor riesgo de cáncer de piel, especialmente carcinoma de células basales.

La exposición a ciertas sustancias. 

La exposición a determinadas sustancias, como arsénico, puede aumentar el riesgo de cáncer de piel.

Climas soleados o en grades altitudes. 

Las personas que viven en climas cálidos y soleados están expuestas a mayor luz solar que las personas que viven en climas más fríos. Vivir en elevaciones más altas, en donde la luz solar es más fuerte, también te expone a más radiación.

Lunares. 

Las personas que tienen muchos lunares o lunes atípicos denominados nevos displásicos se encuentran en mayor riesgo de padecer cáncer de piel. Estos lunares atípicos, que parecen irregulares y generalmente son más grandes que los lunares normales, tienen más probabilidad de convertirse en cancerosos. Si tienes antecedentes de lunares atípicos, contrólalos regularmente para ver si presentan cambios.

Lesiones cutáneas precancerosas.

Tener lesiones en la piel conocidas como queratosis actínicas puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de piel. En general, estos crecimientos precancerosos en la piel aparecen como manchas ásperas y escamosas que son de color marrón a rosa oscuro. Son más comunes en el rostro, la cabeza y las manos de las personas con piel clara que han sufrido daños por el sol.

Cáncer de piel
Cáncer de piel

Signos y síntomas del cáncer de piel

El cáncer de piel se manifiesta principalmente en las zonas de la piel más expuestas al sol, como el cuero cabelludo, el rostro, los labios, las orejas, el cuello, el pecho, los brazos y las manos, y, en el caso de las mujeres, las piernas. Pero también puede formarse en áreas que rara vez ven la luz del día: las palmas de las manos, debajo de las uñas de las manos o de los pies y el área genital.

Algunos signos a considerar son: presencia de una herida que no cicatriza, zonas alteradas en la piel (escamosa, con elevaciones, de colores marrón, rojizo o café).

En general todo cambio anormal de piel puede ser un síntoma que debe ser revisado por el médico.

Diagnóstico y Pruebas de Detección

¿Cómo detectar a tiempo el cáncer de piel?

El diagnóstico temprano es difícil de lograr pues los síntomas pueden confundirse con los de otras afecciones y el páncreas puede estar oculto detrás de otro órgano. El médico determinará el examen que se requiere como puede ser físico, estudio de sangre, prueba de marcadores tumorales a través de muestra en sangre, resonancia magnética, rayos X, ecografía, laparoscopía y biopsia, entre otras.

Cáncer de piel

Tipos de tratamiento

Según la etapa de su cáncer y otros factores, sus opciones de tratamiento podrían incluir:

Cáncer de piel

  • Cirugía para el cáncer de piel tipo melanoma
  • Inmunoterapia para el cáncer de piel tipo melanoma
  • Medicamentos de terapia dirigida para el cáncer de piel tipo melanoma
  • Quimioterapia para el cáncer de piel tipo melanoma
  • Radioterapia para el cáncer de piel tipo melanoma
DONA
DIRECCIÓN
CONTACTO
Aviso de privacidad